sábado, 27 de enero de 2018

PADRE ADELINO DE CARLI (1928- 2012)


SEGUNDO PARROCO (1961-1970)

FUNDADOR DEL SANTUARIO Y COMPLEJO EDUCATIVO MADRE DE LOS  EMIGRANTES


                                                     

Nacido en Rio Grande do Sul, el 23 de mayo de 1928, Adeline fue ordenado sacerdote en la ciudad de Dos Lajeados (RS) el 7 de diciembre de 1957, según una religiosa de la Congregación de San Carlos Borromeo, fundada por el beato italiano Juan el Bautista Scababrini (Padres Scalabrinianos). Fueron 54 años de ministerio fructífero. En la congregación, él llevó a cabo diversas actividades. 

Su primera experiencia fue en Argentina, donde trabajó hasta 1972. 
Llegó de Brasil, de donde era oriundo, y se hizo cargo de la parroquia, que funcionaba en una pequeña casita de la Av. Brown, en abril de 1961 a los 32 años. Joven dinámico , de sonrisa fácil, dicen los libros.

Como prueba de su dinamismo, dos meses después, en junio, estuvo, junto con superiores de la Congregación, en la Casa de Gobierno, agradeciendo al presidente   Dr. Arturo Frondizi, la donación de un terreno para construir una iglesia  (FOTOS).

Un año después, en abril de 1962 estaba inaugurando la escuela parroquial, solo un jardín de infantes,  en una casa comprada con dinero de una donación específica. A partir de allí todos los años fue abriendo un aula nueva.

Su acción en el barrio lo describe bien una presentación de antecedentes en la Legislatura de Buenos Aires donde dice textualmente “La Asociación Catalinas Sur fue fundada en 1963 por un grupo de adquirentes de departamentos que había empezado a construir la Comisión Municipal de la Vivienda en el año 1962 y como consecuencia de las dificultades que se generaron por el incremento de las cuotas de integración, primer plan en la Argentina de indexación de las cuotas que debían pagarse hasta la entrega de las viviendas prevista en un plazo que oscilaba entre 18 y 36 meses a contar desde el primer trimestre de 1963.
Después de más de un año de diálogo con la Comisión Nacional de la Vivienda, el Departamento Ejecutivo de la Municipalidad y Legisladores del Consejo Deliberante y el apoyo importante de los adquirentes de Las viviendas y de la Iglesia de los Emigrantes, ubicada en esos momentos en Almirante Brown y de la mayoría de los partidos políticos, se aprueba un plan de pagos y reprogramación de las cuotas.
Simultáneamente en el diálogo mencionado y en comunión con la Iglesia de los Emigrantes se propone un cambio en el desarrollo urbanístico del barrio, eliminando  Centro Comercial previsto originariamente y ubicando en ese lugar la futura Parroquia Nuestra Señora de los Emigrantes con sus colegios primario y secundario y en el sobrante dejar una parquización”. Evidentemente todo un trabajo silencioso y particular   del padre Adelino.

La parroquia empezó a llenarse de gente, de familias a las que él iba a buscar tocando  los timbres. 

La escuela también agrupó a muchos padres, y se unieron también a él los integrantes de la Asociación Amigos de Italia cuyo presidente, Mayor Eduardo Olivero, tramitara la donación de la Imagen de la Madre de los Emigrantes y que tenían gran interés de construirle un Santuario. Olivero lo acompañó hasta 1965, en la gran cruzada de recaudación de fondos e incluso fue con él a Roma, donde el Papa Pablo VI bendijo la piedra fundamental.

Pocos meses después muere el Mayor Olivero y la conmoción e incertidumbre empezó a invadir a todos los que con gran esfuerzo y ahínco trabajaban en este proyecto. Pero padre Adelino los animaba repitiendo una frase muy contenedora: “CUANDO DIOS QUIERE LAS OBRAS, BUSCA LOS HOMBRES Y TAMBIEN LOS MEDIOS”.
Y así encontró a Sallustro, que con su equipo, hizo realidad el sueño de todos.

Una reflexión particular: más allá de esto y pensando en una de las  enseñanzas  de Jesús en el Sermón de la Montaña narrada por Mateo en 7, 15-20, “POR LAS OBRAS OS CONOCEREIS”, surge la pregunta  si sin Adelino habría terreno, obra, parroquianos, escuela, santuario ….? o seguramente  si.  Adelino fue un hombre de Dios y seguramente los demás también, pero él, como cura párroco los buscó, los encontró y los agrupó. De eso se trata. Esta comunidad se expresa recordándolo.

En 1971 fue traslado a Córdoba donde estuvo solo un año y volvió a Brasil. Se trasladó a Río de Janeiro, en septiembre de 1972 y fue nombrado director del Apostolado del Mar.

A partir de 1975 trabajó en Sao Bernardo do Campo (SP), como vicario parroquial, respectivamente, en la Parroquia de San Juan Bautista y Nuestra Señora del Buen Viaje.

En 1985 fue trasladado a la región amazónica, llevando a la parroquia de San Sebastián en Ji-Paraná, Rondonia y del 15 de marzo de 1988, trabajó en Río Branco, en Acre.

Transferido en diciembre de 1990 en Londrina, Paraná, trabajó en el Centro de Pastoral de los Emigrantes, en julio de 1991,  de la Parroquia de Nuestra Señora Aparecida.

Fue durante muchos años, a partir de marzo de 1997, párroco de San Mateo en la matriz de Guariba (SP), y antes de regresar a Río de Janeiro en diciembre de 2005, dirigió la parroquia de San José en Colonia La felicidad del Santa, en Curitiba (PR).

Padre Adelino es un testimonio para todos los que lo conocieron, sacerdotes y amigos. Llevaba con él una pasión por el amor divino y los migrantes. Misionó sus  tres últimos  años en Santa Cecilia, Parroquia San Pío X,  desde el día 23 de noviembre 2008. Junto con el párroco, el padre Cesare Ciceri, ejerció una importante labor con los migrantes y las personas que trabajan en el mundo marítimo.






En vida fue un verdadero guerrero, y  con el ejemplo de St. Paul, podría terminar su carrera con las palabras del apóstol: "peleada la buena batalla, acabada la carrera, ahora sólo espero la corona del Señor." 




Murió en la madrugada del Miércoles, 04 de enero de 2012, el padre de Carlos Carli Adeline, de 83 años, párroco de la Parroquia de Santa Cecilia y San Pío X, el barrio de Botafogo, en Río de Janeiro.

Velado en la parroquia de Botafogo,  con misa de cristiana sepultura  presidida por el obispo auxiliar Pedro Cunha Cruz.. Sus restos descanzan en el pueblo de Euclides cementerio en la ciudad de Sao Bernardo de Campo (SP), donde ejerció el ministerio en el inicio de su camino sacerdotal .

No hay comentarios:

Publicar un comentario